El ensanche de Barcelona

Si se planificar la ciudad se trata, quizá la historia de Barcelona nos pueda dar algunos ejemplos interesantes.

Durante el siglo XIX y durante la revolución industrial, la ciudad de Barcelona estaba colapsada por la las nacidas industrias y la expansión demográfica. Y ante la necesidad de expansión el ayuntamiento de Barcelona consideró un proyecto de ensanche liderado por Ildefonso Cerdá.

El sistema de Cerdá, se basaba en una serie de cuadrículas de 133 metros de lado, alineadas en calles, las manzanas estaban pensadas para que hubiesen jardines, y pequeñas huertas, las calles eran mas anchas y los edificios mas bajos permitiendo que la luz llegase a la parte mas baja de los edificios.

Asimismo Cerdá tuvo particular interés en la movilidad y la calidad de vida de los habitantes. Algunas objetivos del diseño fueron igualar las manzanas para que el precio de las viviendas tienda a igualarse, las aceras tienen 5m de ancho, y las esquinas están rematadas un en chaflán de 15 metros que Cerdá reservo para que las locomotoras particulares que algún día circularían por las vías tengan espacio para estacionarse.

El proyecto no fue exento de polémica, los especuladores inmobiliarios se quejaron la escasa altura de los edificios, así como la burguesía se quejo derroche de terreno utilizado para áreas verdes. Ante una paralización inicial del proyecto, este fue aprobado desde el gobierno central. Generando grandes protestas del propio pueblo barcelonés.

El ensanche no solo fue la mayor área planificada de todo Europa en su día, sino que contribuyó al desarrollo y a la modernización de Barcelona, posibilitando que se convierta en la ciudad mas importante de España y alcance posteriormente en 1930 el millón de habitantes (solo 12 ciudades europeas de ese entonces superaban el millón)

150 años después, el ensanche sigue vigente y no solamente es el corazón de la Barcelona actual, sino que la ciudad ha seguido creciendo respetando su trazado y algunas de sus calles, son hoy en día, algunas de las mas caras de toda Europa.

Diferente suerte corrió su creador Cerdá, quien sufrió de desprecio y una campaña de desprestigio. El proyecto del ensanche nunca fue bien visto por sus contemporáneos y acabó arruinado. Siendo reconocido solamente por generaciones posteriores, quienes en 1960 pusieron su nombre a una plaza.

Sin duda la historia del ensanche nos da una idea de cómo deben realizarse los planteamientos urbanos, los retos que implican y como evoluciona una ciudad planificada. Asimismo la historia de Cerdá nos muestra da forma de pensar de un visionario, en temas de urbanismo y movilidad.

Para saber mas sobre el tema, acá unos links

El ensanche de Barcelona

Ildefonso Cerdá

Anuncios

Una respuesta

  1. […] expusimos en un post el ejemplo del ensanche de barcelona como ejemplo de urbanismo, esta vez vamos a exponer el caso de […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: