LA ‘CONCHA’ DE CACHO

Tomado de diario 16

La Columna Del Director | Octubre 26, 2010
LA ‘CONCHA’ DE CACHO

Carlos Cacho podría ser un seudónimo, podría no existir. Y no pasaría nada. Pero si hoy tocamos un tema vinculado a él, es porque creemos que aquello de lo que el país ha sido testigo en estos días, teniéndolo como protagonista, causa una legítima indignación respecto de la solvencia moral de nuestra policía y nuestro sistema judicial.

Sin atenuante alguno, más bien con todos los agravantes, este señor comete un delito grave que amerita prisión inmediata. Así lo mandan las leyes, algunas de ellas de reciente y pomposa promulgación. Pero no. Allí está, libre y aprovechando el drama -no suyo, sino de la víctima de su punible irresponsabilidad- para beneficiarse mediáticamente.

¿Cómo diablos quieren que el pueblo confíe en el Poder Judicial, cómo quieren que a la Policía se la respete, si ambas instituciones, en complicidad, actúan para burlar la ley? El mensaje, altamente corrosivo, que se le envía al ciudadano de a pie, es que acá, el dinero, el poder o la fama son fuente de derecho.

Nos preguntamos, dicho sea de paso, si no es este un tema más grave que el pulmón robado o los problemas de la Federación Peruana de Fútbol, que han merecido ‘enérgicas’ apariciones del Presidente de la República, tildando, inclusive, de traidora a la Patria a la pobre administradora involucrada en el falso extravío del referido pulmón. ¿El mutis se debe a que nuestro dignatario no quiere chocar con un medio de comunicación amigo?

¿Y qué decir del presidente de la Corte Suprema, Javier Villa Stein, muy viril él exigiéndole a los jueces que aceleren el proceso que enfrentaba Genaro Delgado Parker por la administración del mismo canal de televisión, o adjetivando a los  peruanos de maricones si no responden con golpes un insulto? No se le oye frente al caso que comentamos, donde una jueza se zurra en la ley y deja libre al que ha cometido un delito irrefutable.

Miles de peruanos sufren diariamente los vejámenes de malos policías y malos jueces. Vidas, patrimonios y honras son mancilladas impunemente y nadie dice ni hace nada.

¿Hay peruanos que son más peruanos que otros? ¿Las leyes solo se aplican a los humildes sin recursos? Así de grosero y escandaloso es el mensaje que el país ha recibido estas horas. El Perú ha sido notificado de que basta una pizca de influencia para que la impunidad sea moneda exclusiva de unos pocos. Eso es lo grave y lo que justificadamente subleva los códigos básicos de convivencia social en el Perú.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: