Poste en medio de la pista

Totalmente Surrealista. Ubicación Chilca

 

Anuncios

La criollada

Me estoy vacilando revisando la web Perufail. Que trata sobre a criollada peruana. Sin duda un tema digno de estudio que se ha apoderado de nuestras vidas y nuestra ciudad.

Pero ¿Qué tiene que ver la criollada con el transporte? Aquí unas imágenes que sacado de la web de perufail.

 

¿Impresionantes no?

Pues bien, la criollada debe ser desterrada del transporte, por un simple motivo, el tráfico es demasiado peligroso para volverlo criollón. Simplemente nos cuesta demasiadas vidas. El tráfico no es un cartel gracioso, no es ahorrarse unos minutos o unos cuantos soles. Cada una de nuestras criolladas es potencialmente un accidente fatal y esta en manos de cada uno de nosotros desterrar la criollada del transporte.

Hago unos link a los videos:

Entre vivos y plebeyos

Av. Zarumilla, un ejemplo de la falta de vialidad

El vídeo en frecuencia latina, lo encuentro en youtube y es un ejemplo claro de porque ocurren los accidentes en nuestra ciudad.

Es tan claro, que en 30 segundos se produce un accidente que afortunadamente no termina en desgracia pero que tranquilamente ha podido ocurrir.

Vamos a analizar el la avenida Zarumilla, y comentar las típicas soluciones que proponen nuestras autoridades e incluso comentan los periodistas.

 

  • Un puente peatonal que no va a ningún lado.

Como se puede ver el puente peatonal, no va de vereda a vereda, de lado a lado de la calle, va desde la berma central (de la vía auxiliar) a la berma central. Es decir la gente tiene que cruzar esta vía auxiliar arriesgando su vida: Problema: infraestructura sin sentido.

  • Falta de señalización: ( a pesar que la comentarista dice que la señalización no es necesaria)

No hay pintado un paso de cebra, carteles de ceda el paso al peatón. La pista no tiene pintados los dos carriles. Problema: falta de señalización

  • Policías que no hacen nada:

A pesar que hay policías, estos están agilizando el tránsito (en el paradero), pero no se dan cuanta que el problema no es la fluidez del tránsito sino el desorden que hay entre vehículos y peatones, en toda la intersección. Problema: no identificar el verdadero problema.

  • Separación del tránsito:

Ya hemos comentado que el tránsito vehicular con los peatones nunca son buenos amigos, por ello hay que separarlos físicamente. Pero aquí ocurre todo lo contrario. Las veredas son sumamente angostas para los flujos peatonales. La gente prácticamente esta en la vía. La gente es obligada (por la infraestructura) a cruzar la vía auxiliar, el paradero esta en la vía de alta velocidad. No hay pasos de cebra. Entonces la gente y los vehículos están todos mezclados, con esta situación no es raro que ocurran accidentes. Problema: Separación del tráfico.

 

Vamos a ver los típicos comentarios que leemos en la prensa sobre los accidentes:

¿Exceso de velocidad? Yo no creo que haya exceso de velocidad en esta zona.

¿Imprudencia del peatón? Yo veo simplemente que no existe la manera correcta de cruzar esta vía.

¿Incultura vial de los peatones? No me parece justo decir esto cuando simplemente no existe la infraestructura adecuada para dar simplemente cruzar una vía.

¿Semáforo? Sería interesante, pero no es del todo necesario en este caso.

 

Este es un ejemplo claro del real problema de lima (este no es un problema de transporte, es un problema de urbanismo y vialidad) la fata de urbanismo y vialidad, la cual es total responsabilidad de la municipalidad ya sea la de San martin de porres o de Lima. El problema es que no identificamos el problema como tal, y creemos que es un problema de transporte (de los chóferes y de los peatones). Hasta que identifiquemos bien el problema, nunca daremos con la solución.

 

Zeitgeist

Como tema off topic del viernes, posteo el documental Zeitgeist moving forward que me ha enviado mi hermano. Un documental excelente que haba sobre la importancia de la crianza de los niños así como de la economía. No tiene pierde, altamente recomendable y que debería ser visto por todo el mundo.

Aunque es largo, vale la pena.

– Me voy de vacaciones 2 semanas, asi que este blog se toma un descanso.

 

Campaña de exceso de velocidad

FOTO: JUAN PONCE / EL COMERCIO

Desde que iniciamos este blog hemos asistido a todo tipo de campañas para mejorar el tráfico, multas a peatones, reducción del ruido, moteros con placa en chalecos etc. Todas ellas han sido un fracaso y mucho me temo que esta campaña de reducción de la velocidad tendrá el mismo destino.

Digo esto porque son campañas aisladas, sin recursos que solo duran unas semanas, nunca son permanentes, no tienen los suficientes recursos, y sobre todos son sesgadas.

 

En el caso de la reducción de la velocidad, el SAT cuenta con 2 cámaras y la policía va a adquirir (a futuro) 4 cámaras mas. 6 cámaras para toda lima. Definitivamente los recursos son escasos. Pero es que en este caso son paupérrimos. 6 cámaras para una ciudad de 12 millones de habitantes…!!!

 

Lo segundo es que la señalización (carteles) que indican cual debe ser la velocidad brillan por su ausencia, son escasos, no se ven, y sobre todo no tienen ningún sentido. Prueba de ello es el vídeo que podemos ver en la web de El Comercio, el cual recomiendo ver para hacerse una idea del problema. Ahí esta claro que no hay señalización, que esta oculta y sobretodo a lo largo una misma avenida la velocidad cambia por arte de magia de 60 a 40 y a 30km/h, sin mayor justificación siendo una trampa para los conductores.

Con esa señalización sin sentido no es extraño que los conductores no hagan ningún caso a la velocidad. Es decir manda la ley de la selva.

 

¿Qué debería ocurrir?

En una ciudad como la nuestra, de escasos recursos para colocar señalización, donde esa señalización sería mal colocada porque nadie sabría a quien le corresponde ponerla (municipios, Ministerio o MML), donde no hay planificadores urbanos. Lo que debe haber son reglas únicas y claras para todos.

Así que acá va nuestro granito de arena: “la velocidad en toda la ciudad, en toda calle, en toda avenida debe ser máximo de 50 km/h”

¿Porqué? Por que todas las calles y vías de lima son urbanas, a excepción de el zanjón, la Javier Prado, Grau, Costanera y Evitamiento, en donde la velocidad podría subir a un máximo de 80 km/h. En las carreteras y saliendo de lima la velocidad podría ser de 120 km/h.

Todas las avenidas, como Benavides, La Marina, Universitaria, Arequipa, Colonial, Venezuela, Argentina etc, e incluso hasta las carreteras en su paso por Lima son vías urbanas, con casas al pie de la avenida. Por tanto todas deben ser de 50 km/h. Ni que decir en calles urbanas.

 

¿Qué significaría una velocidad única y controlada en toda la ciudad?

  • Significaría que todos tendrían conciencia y conocimiento de la norma.
  • Que la señalización sería simple, clara y barata.
  • Que los diferentes gobiernos como municipios, MML, ministerio, etc. estarían todos de acuerdo, y se estandarizaría los procesos.
  • Sería mas sencillo para la policía la fiscalización.
  • No requeriríamos mayor inversión en equipos de detección.
  • Pero principalmente todos los conductores conocerían la norma y la respetarían.

 

¿Es poco 50 km/h?

De ninguna manera, es una velocidad adecuada ya quisiéramos todos poder circular a esa velocidad en cualquier avenida de lima.

¿Excepciones?

Solo pasos por colegios y hospitales, donde la velocidad podría reducirse a 35 km/h, bien señalizados.

 

Solo así podría haber un cambio en la cuidad, hacerla mas amigable, reducir los accidentes. Por lo menos esta debería ser la norma hasta que se implemente un organismo centralizado de tránsito y tráfico que sea competente, que al ritmo que vamos no será nunca.

 

Inversión 0

Posteo el documental inversión 0, que nos muestra que en el Perú solo se invierte el 2% del PBI en educación. Frente a los 1500 millones gastados en el tren eléctrico o los 200 en el estadio nacional en donde se usaron recursos del sector educación.

El documental hace preguntarme ¿cómo se puede pedir un metro, un tren elevado? gastando semejantes sumas de dinero, cuando solo se invierten solo 600 soles por alumno en educación.

Este es el gran fracaso del gobierno pasado.