Campaña de exceso de velocidad

FOTO: JUAN PONCE / EL COMERCIO

Desde que iniciamos este blog hemos asistido a todo tipo de campañas para mejorar el tráfico, multas a peatones, reducción del ruido, moteros con placa en chalecos etc. Todas ellas han sido un fracaso y mucho me temo que esta campaña de reducción de la velocidad tendrá el mismo destino.

Digo esto porque son campañas aisladas, sin recursos que solo duran unas semanas, nunca son permanentes, no tienen los suficientes recursos, y sobre todos son sesgadas.

 

En el caso de la reducción de la velocidad, el SAT cuenta con 2 cámaras y la policía va a adquirir (a futuro) 4 cámaras mas. 6 cámaras para toda lima. Definitivamente los recursos son escasos. Pero es que en este caso son paupérrimos. 6 cámaras para una ciudad de 12 millones de habitantes…!!!

 

Lo segundo es que la señalización (carteles) que indican cual debe ser la velocidad brillan por su ausencia, son escasos, no se ven, y sobre todo no tienen ningún sentido. Prueba de ello es el vídeo que podemos ver en la web de El Comercio, el cual recomiendo ver para hacerse una idea del problema. Ahí esta claro que no hay señalización, que esta oculta y sobretodo a lo largo una misma avenida la velocidad cambia por arte de magia de 60 a 40 y a 30km/h, sin mayor justificación siendo una trampa para los conductores.

Con esa señalización sin sentido no es extraño que los conductores no hagan ningún caso a la velocidad. Es decir manda la ley de la selva.

 

¿Qué debería ocurrir?

En una ciudad como la nuestra, de escasos recursos para colocar señalización, donde esa señalización sería mal colocada porque nadie sabría a quien le corresponde ponerla (municipios, Ministerio o MML), donde no hay planificadores urbanos. Lo que debe haber son reglas únicas y claras para todos.

Así que acá va nuestro granito de arena: “la velocidad en toda la ciudad, en toda calle, en toda avenida debe ser máximo de 50 km/h”

¿Porqué? Por que todas las calles y vías de lima son urbanas, a excepción de el zanjón, la Javier Prado, Grau, Costanera y Evitamiento, en donde la velocidad podría subir a un máximo de 80 km/h. En las carreteras y saliendo de lima la velocidad podría ser de 120 km/h.

Todas las avenidas, como Benavides, La Marina, Universitaria, Arequipa, Colonial, Venezuela, Argentina etc, e incluso hasta las carreteras en su paso por Lima son vías urbanas, con casas al pie de la avenida. Por tanto todas deben ser de 50 km/h. Ni que decir en calles urbanas.

 

¿Qué significaría una velocidad única y controlada en toda la ciudad?

  • Significaría que todos tendrían conciencia y conocimiento de la norma.
  • Que la señalización sería simple, clara y barata.
  • Que los diferentes gobiernos como municipios, MML, ministerio, etc. estarían todos de acuerdo, y se estandarizaría los procesos.
  • Sería mas sencillo para la policía la fiscalización.
  • No requeriríamos mayor inversión en equipos de detección.
  • Pero principalmente todos los conductores conocerían la norma y la respetarían.

 

¿Es poco 50 km/h?

De ninguna manera, es una velocidad adecuada ya quisiéramos todos poder circular a esa velocidad en cualquier avenida de lima.

¿Excepciones?

Solo pasos por colegios y hospitales, donde la velocidad podría reducirse a 35 km/h, bien señalizados.

 

Solo así podría haber un cambio en la cuidad, hacerla mas amigable, reducir los accidentes. Por lo menos esta debería ser la norma hasta que se implemente un organismo centralizado de tránsito y tráfico que sea competente, que al ritmo que vamos no será nunca.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: