Tranquera electrónica en la planicie

Ya comentamos algunas vez sobre las rejas en este post

Esta vez El Comercio nos entrega la noticia la protesta de la los vecinos de la planicie por el retiro de una tranquera electrónica.

El mayor problema de una barrera electrónica es que esta funciona con una base de datos, que permite el acceso a las personas autorizadas, en este caso se valida con una tarjeta que le cuesta a los residentes 70 soles y te obligan a comprarla.

Normalmente las barreras electrónicas se utilizan en lugares privados como aparcamientos, pero nunca había visto el caso que se use en una calle común. Sin duda este no es su función, y tiene lógicamente limitaciones. La existencia de la base de datos ya implica que el tránsito por dicho control no es libre. Lo cual va contra las leyes y el sentido común. Sobre el hecho que menciona la noticia de que obliguen a los vecinos a comprar la tarjeta, claramente no es un acto de libertad.

 

Una muestra mas de los problemas que hay en nuestra sociedad con respecto al espacio público y la seguridad.

 

Seguridad ciudadana

A medida que nos vamos acercando a las elecciones municipales, comenzamos a ver en los medios ataques de uno y otro candidato, en donde cada uno acusa al otro de incompetencia. En esta ocasión veo que se acusan de incompetencia en seguridad ciudadana y no me sorprende que a medida que la campaña avance veremos mas ataques al respecto, y si dios quiere, veremos algún debate serio sobre el tema de seguridad ciudadana.

El tema se enlaza con nuestro blog, debido a que la falta de seguridad hizo que los vecinos de muchos distritos tomen el toro por las astas y pongan rejas por todos lados, impidiendo la circulación vehicular y peatonal. Hecho que si bien les dio a los vecinos seguridad, convirtió a algunas zonas de las ciudad en clubes privados.

El colmo de esta realidad es la ridícula reja que separa a los vecinos de ATE y la Molina.

Pero la realidad es que mas del 90% de las rejas no cuentan con autorización. Existen hasta donde se sabe 1263 rejas, de las cuales 1147 no cuentan con permisos municipales. Estas rejas están en casi todos los distritos de Lima. La Molina se lleva la palma con 209 rejas.

Para que una reja pueda ser colocada, el municipio exige que en una junta de vecinos el 80% de vecinos con automóvil apruebe la instalación (¿y dónde quedan los vecinos sin automóvil?), una inspección de defensa civil y la presencia de un vigilante.

Como es característico de nuestra sociedad, los vecinos no hacen ningún caso a las normas y prefieren vivir encerrados con tal que su calle sea mas segura, la pregunta sería si este derecho a la seguridad esta por encima al derecho a la libre circulación. Claramente no lo esta.

¿Será alguno de nuestros candidatos tan valiente para hacer algo al respecto?¿Se debatirá este tema en campaña? ¿Podremos tener una ciudad segura, en donde los vecinos no tengan que andar preocupandose de un entorno tan hostil?

El debate es complicado, pero por lo menos los vecinos deben entender que no se puede exigir derechos privando a otros de los suyos.